jueves, 18 de noviembre de 2010

Triduo Virtual en preparación a la Solemnidad de Cristo Rey del Universo



Hoy se inició en la Parroquia San Juan Bautista de Tibás, la preparación de un la Solemnidad de Cristo Rey, a través de un Triduo (ejercicios devotos durante tres días).

Es posible, que otra gran celebración como lo es la Confirmación que tendremos la dicha de gozar previamente, pueda distraernos un poco del tiempo que nos quiere indicar la Iglesia.  Es posible también, que nuestro pensamiento y preocupación esté ya en la Navidad.  Pero, tal vez querramos hacer una pausa y escuchar lo que el Señor quiere mostrarnos al reflexionar sobre su realeza.  Es por eso, que les propongo a los que no nos pueden acompañar en el Templo Parroquial a las 10 a.m. a participar virtualmente de un Triduo, en Honor al Señor del Universo, al Señor de nuestro corazón. 

¡Gracias Padre por este año!

Nota: los videos pueden observarse al pinchar los títulos sugeridos.


Triduo Virtual en preparación a la Solemnidad de Cristo Rey del Universo

Primer día

1. Nos ponemos en la presencia del Padre (†), del Hijo (†), y del Espíritu Santo (†).

2. Nos preparamos con un canto


Viva Cristo Rey - Jesed (pinchar)

3. Escuchamos atentamente la Palabra de Dios

Evangelio según San Mateo 25, 31-46 (pinchar)

Cuando venga el Hijo del hombre rodeado de esplendor y de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros como el pastor separa las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Y dirá el rey a los de su derecha: “Venid vosotros, los que mi Padre ha bendecido: recibid el reino que se os ha preparado desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis, anduve sin ropa y me vestisteis, caí enfermo y me visitasteis, estuve en la cárcel y vinisteis a verme.” Entonces los justos preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿O cuándo te vimos forastero y te recibimos, o falto de ropa y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y fuimos a verte?” El rey les contestará: “Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis.”

Luego dirá el Rey a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos: id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me recibisteis, anduve sin ropa y no me vestisteis, caí enfermo, y estuve en la cárcel, y no me visitasteis.” Entonces ellos preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o falto de ropa, o enfermo o en la cárcel, y no te ayudamos?” El Rey les contestará: “Os aseguro que todo lo que no hicisteis por una de estas personas más humildes, tampoco por mí lo hicisteis.” Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.
 4. Medito

¿Qué dice el texto?
¿Qué me dice el texto a mí?

5. Dialogo con el Señor

ORACIÓN PARA PEDIR EL REINADO DE CRISTO

¡Oh Jesús! Te reconozco por Rey Universal. Todo cuanto ha sido hecho Tú lo has creado. Ejerce sobre mí todos tus derechos. Renuevo las promesas de mi bautismo, renunciado a Satanás, a sus seducciones y a sus obras; y prometo vivir como buen cristiano. Muy especialmente me comprometo a procurar, según mis medios, el triunfo de los derechos de Dios y de tu Iglesia. Divino Corazón de Jesús, te ofrezco mis pobres obras para conseguir que todos los corazones reconozcan tu sagrada realeza, y para que así se establezca en todo el mundo el Reino de tu Paz. Así sea.

6. Examen

¿Qué me dijo el Señor en este momento de oración? ¿Qué sentí?
¿Hay algo que quiero proponerme luego de este encuentro con Jesús?

Segundo Día

1. Nos ponemos en la presencia del Padre (†), del Hijo (†), y del Espíritu Santo (†).

2. Nos preparamos con un canto


Habla que tu siervo escucha - Martin Valverde (pinchar)
3. Escuchamos atentamente la Palabra de Dios

Evangelio según San Juan 18, 33-37 (pinchar)
Le preguntó Pilato a Jesús: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

Jesús le dijo: ¿Eso lo preguntas tú por tu propia cuenta, o te lo han dicho otros de mí?

Le contestó Pilatos: ¿Acaso soy yo judío? Los de tu nación y los jefes de los sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

Jesús le contestó: Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis servidores habrían luchado para que no se me entregase a los judíos. Pero mi reino no es de aquí.

Le preguntó entonces Pilatos: ¿Así que tú eres rey?

Jesús le contestó: Tú lo has dicho: soy rey. Yo nací y vine al mundo para decir lo que es la verdad. Y todos los que pertenecen a la verdad, me escuchan.

4. Medito

¿Qué dice el texto?
¿Qué me dice el texto a mí?

5. Dialogo con el Señor

ORACIÓN A CRISTO REY

¡Oh Cristo, Tú eres mi Rey! Dame un corazón caballeroso para contigo.

Magnánimo en mi vida: escogiendo todo cuanto sube hacia arriba, no lo que se arrastra hacia abajo.

Magnánimo en mi trabajo: viendo en él no una carga que se me impone, sino la misión que Tú me confías.

Magnánimo en el sufrimiento: verdadero soldado tuyo ante mi cruz, verdadero Cireneo para las cruces de los demás.

Magnánimo con el mundo: perdonando sus pequeñeces, pero no cediendo en nada a sus máximas.

Magnánimo con los hombres: leal con todos, más sacrificado por los humildes y por los pequeños, celoso por arrastrar hacia Ti a todos los que me aman.

Magnánimo con mis superiores: viendo en su autoridad la belleza de tu Rostro, que me fascina.

Magnánimo conmigo mismo: jamás replegado sobre mí, siempre apoyado en Ti.

Magnánimo contigo: Oh Cristo Rey: orgulloso de vivir para servirte, dichoso de morir, para perderme en Ti.

Amén.


6. Examen

¿Qué me dijo el Señor en este momento de oración? ¿Qué sentí?
¿Hay algo que quiero proponerme luego de este encuentro con Jesús?

Tercer Día

1. Nos ponemos en la presencia del Padre (†), del Hijo (†), y del Espíritu Santo (†).

2. Nos preparamos escuchando el significado de la Solemnidad

Solemnidad de Cristo Rey - H2O News (pinchar)
3. Escuchamos atentamente la Palabra de Dios y medito la reflexión propuesta

Evangelio según San Lucas 23, 35-43 (pinchar)
La gente estaba allí mirando; y hasta las autoridades se burlaban de Jesús diciendo: Salvó a otros; ¡que se salve a sí mismo ahora, si de veras es el Mesías de Dios y su escogido! Los soldados también se burlaban de Jesús. Se acercaban a él y le daban a beber vinagre, diciéndole: ¡Si eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo! Y sobre su cabeza había un letrero que decía: “Éste es el Rey de los judíos.”

Uno de los malhechores allí colgados le insultaba, diciéndole: ¡Si eres el Mesías, sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros! Pero el otro reprendió a su compañero diciendo: ¿No temes a Dios, tú que estás sufriendo el mismo castigo? Nosotros padecemos con toda razón, pues recibimos el justo pago de nuestros actos; pero éste no ha hecho nada malo. Luego añadió: Jesús, acuérdate de mí cuando comiences a reinar.

Jesús le contestó: Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.

4. Dialogo con el Señor intercediendo por todos los hombres


CONSAGRACIÓN DEL GÉNERO HUMANO A CRISTO REY
(Pío IX)

¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Míranos humildemente postrados delante de tu altar; tuyos somos y tuyos queremos ser; y a fin de vivir más estrechamente unidos a Ti, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a tu Sacratísimo Corazón.

Muchos, por desgracia, jamás te han conocido; muchos, despreciado tus mandamientos, te han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadécete de los unos y de los otros, y atráelos a todos a tu Corazón Santísimo.

Señor, sé Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Ti, sino también de los pródigos que te han abandonado; haz que vuelvan pronto a la casa paterna porque no perezcan de hambre y de miseria.

Sé Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Ti; devuélvelos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

Concede, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a tu Iglesia; otorga a todos los pueblos la tranquilidad en el orden, haz que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos. Amén.
 
5.  Examen

¿Qué me dijo el Señor en este momento de oración? ¿Qué sentí?
¿Hay algo que quiero proponerme luego de este encuentro con Jesús?

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

Es la fiesta.  Doy gracias y bendigo al Padre por Jesucristo, mi Dios y mi Rey.

Tú reinarás (pinchar)

Tú reinarás
Popular
1. ¡Tu reinarás! Este es el grito
que ardiente exhala nuestra fe.
¡Tu reinaras!¡oh Rey bendito!,
pues tu dijiste: «¡Reinare!»
REINE JESÚS POR SIEMPRE,
REINE SU CORAZÓN,
EN NUESTRA PATRIA, EN NUESTRO SUELO,
QUE ES DE MARÍA LA NACIÓN. (2V)
2. ¡Tú reinarás!, dulce esperanza,
que al alma llenas de placer.
Habrá por fin, paz y bonanza,
felicidad habrá doquier.
3. ¡Tú reinarás en este suelo!
Te prometemos nuestro amor.
¡Oh buen Jesús!, danos consuelo
en este valle de dolor
4. ¡Tú reinarás! Dichosa era,
dichoso pueblo con tal Rey.
Será tu Cruz nuestra bandera
tu amor será la única ley.
5. ¡Tú reinarás! Toda la vida
trabajaremos con gran fe
en realizar y ver cumplida
la gran promesa «¡Reinare!»

1 comentarios:

Francesco dijo...

Nuestra felicitación por esta página en la que promueven que el nombre de Cristo Rey sea amado y conocido. Hermandad Canónica Templaria del Señor del Gran Poder.

"Ya viene el Señor del Universo. en sus manos esta la realeza, el poder y el imperio"

Publicar un comentario en la entrada