lunes, 31 de enero de 2011

Los valores del Reino



Ayer el Evangelio nos propuso nuevamente las bienaventuranzas.  Me encontré este texto, un material de formación de CEMAC sobre los Valores de Cristo.  Creo que puede ayudarnos en la meditación y puesta en acción de estos valores en nuestra vida cotidiana.  Un ejercicio sería hacer una revisión de los principios por los cuales nos regimos en la vida y luego compararlos con la propuesta del Señor, para finalmente ver si coinciden y hacer ajustes.

Valores de Cristo: Las Bienaventuranzas

"Felices los pobres de corazón".  El desprendimiento de los bienes, de la abundancia y del consumo.  La disponibilidad hacia Dios.

"Felices los mansos".  La certidumbre de la ternura infinita de Dios hacia nosotros.  La confianza en esta ternura, que nos incita a no tomarnos demasiado en serio, a no intentar convencer a los demás de nuestro propio valor.  Toda nuestra fuerza nos viene de Dios.

"Felices los que lloran".  Poder dar testimonio de la compasión hacia los que sufren; meterse dentro de sus penas, asumiéndolas, compartiéndolas y solidarizándonos con ellas.

"Felices los que tienen hambre y sed de justicia".  Se trata de la sed de los que Dios quiere, de ver realizarse la voluntad de Dios.  Se logra dejando al Espíritu obrar en nosotros, para que nos impregne de sus frutos: el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la bondad, la benevolencia, la fe, la humildad, el dominio de sí.

"Felices los misericordiosos".  Misericordioso es aquel que se da y da al otro la oportunidad de volver a empezar.  Es el que sabe perdonar no sólo a los que reconocen el mal que han hecho y que están dispuestos a presentar disculpas, sino que está dispuesto también a abrazar aún a los que no reconocen su culpabilidad.

"Felices los puros de corazón".  Son los que no tienen otro objetivo que buscar sólo a Dios y encontrar a Dios en todo.

"Felices los artesanos de la paz".  Son todos los que trabajan en promover la caridad, la comprensión y la justicia.

"Felices los perseguidos por la justicia".  Son los que aceptan ser rechazados despreciados por la justicia, para permanecer fieles al proyecto de Dios, como testigos de la voluntad de Dios en un ambiente que se niega a recibirlo.

Un par de reflexiones para sumergirnos en el texto:


También podemos escuchar una homilía de Fray Nelson Medina O.P. que nos ayuda a profundizar.  "Encontrar en Cristo al Bienaventurado" (dar click).


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada