domingo, 6 de octubre de 2013

En octubre todos somos discípulos y misioneros



Una vez más nos arremangamos para continuar compartiendo el material y reflexiones que nos pueden ser útiles para perseverar en el camino del amor.  Hay altibajos en el camino.  En todo momento el Señor nos acompaña, somos nosotros los que por diferentes razones bajamos la guardia, nos cansamos, nos desanimamos o simplemente dejamos de "querer".  Sin embargo, el Espíritu que mora en nosotros nos llama insistentemente a seguir adelante.  Nos "recuerda" todo lo que Él nos ha enseñado.   

Estamos implementando algunos cambios y novedades, esperamos que sea para mejorar la experiencia de los que visitan este espacio.

Nuevamente llega octubre mes misionero y mes del rosario.  ¿Cómo acercarme más a Dios en este mes? ¡Somos llamados a dar! sin embargo, la Iglesia nos enseña que ese dar, no es un acto de voluntarismo, sino un impulso del amor, como respuesta al encuentro permanente que como cristiano experimento del encuentro con Jesús.  Entonces para ser misionero en este mes, sí tengo que acercarme más a Dios.  El papa Francisco nos da tres pistas para conocer a Jesús.  Y es que es imposible amar sin conocer.  
“Sí, se debe conocer a Jesús en el catecismo. Pero no es suficiente conocerlo con la mente: ese es un paso. Pero a Jesús es necesario conocerlo en el diálogo con Él, hablando con Él, en la oración, de rodillas. Si no rezas, si no hablas con Jesús, no lo conoces: sabes cosas de Jesús, pero no llegas a ese conocimiento que te da el corazón en la oración. Conocer a Jesús a Jesús con la mente, en el estudio del catecismo; conocer a Jesús con el corazón, en la oración, en el diálogo con Él. Esto nos ayuda bastante, pero no es suficiente... hay una tercera vía para conocer a Jesús: el seguimiento. Andar con Él, caminar con Él. Caminar por su camino, caminando: conocer a Jesús con el lenguaje de la acción”.   ver fragmento de la homilía (Papa Francisco: "Para conocer a Jesús hay que involucrarse, apostar la vida por Él".)
 No establece unos pasos, sino más bien unas vías paralelas.  Ser misionero, conocer a Jesús, para santificarse y poder entregarse de lleno a los demás.  Ser misionero.

1 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

No había entrado a tu bello blog, hasta que lo vi hoy en Escuela de Blogueros con el Papa, me ha encantado el título del blog, y pues también en especial este post, estamos en el mes mas misionero.
Saludos!!
DTB!!

Publicar un comentario en la entrada