jueves, 15 de julio de 2010

Escapulario: signo de consagración a la Virgen María


Mañana es celebración de la fiesta de la Virgen del Monte Carmelo, más popularmente conocida como Virgen del Carmen, en muchos lugares conocida como Virgen del Mar.

Breve historia del Escapulario
 
En el Medioevo muchos cristianos querían unirse a las Ordenes religiosas fundadas entonces: Franciscanos, Dominicos, Agustinos, Carmelitas. Surgió un laicado asociado a ellas mediante las Confraternidades. Las Ordenes religiosas trataron de dar a los laicos un signo de afiliación y de participación en su espíritu y apostolado. Este signo estaba constituido por una parte significativa del hábito: capa, cordón, escapulario. Entre los Carmelitas se estableció el Escapulario, en forma reducida, como expresión de pertenencia a la Orden y de compartir su devoción mariana. 

El "Escapulario" en su origen era un delantal que los monjes vestían sobre el hábito religioso durante el trabajo manual. Con el tiempo asumió el significado simbólico de querer llevar la cruz de cada día, como los verdaderos seguidores de Jesús. En algunas Ordenes religiosas, como el Carmelo se convirtió en el signo de la decisión de vivir la vida como siervos de Cristo y de Maria. 

La historia del escapulario está ligada a San Simón Stock, Superior General de la Orden del Carmen, a quien  Juan Pablo II llamó (24.9.1983) "el Santo del Escapulario".  A él se debe de hecho la Aparición y Promesa del santo Escapulario del Carmen con los enormes beneficios que han venido a toda la humanidad por medio de este Sacramental Mariano durante estos más de siete siglos que cuenta de vida.

Rezaba así San Simón Stock cada día pidiendo por su Orden:



"Flor del Carmelo
Viña florida esplendor del cielo;
Virgen fecunda y singular;
oh Madre dulce
de varón no conocida;
a los carmelitas,
proteja tu nombre,
estrella del mar.
 
Se le apareció la Virgen rodeada de ángeles según la tradición del 16 de julio de 1251- y le mostró el santo Escapulario de la Orden diciéndole: "Este será el privilegio para ti y todos los carmelitas; quien muriere con él no padecerá el fuego eterno, es decir, el que con él muriere se salvará".

El Escapulario simbolizó el vínculo especial de los Carmelitas a María, Madre del Señor, expresando la confianza en su materna protección y el deseo de seguir su ejemplo de donación a Cristo y a los demás. Así se ha transformado en un signo Mariano por excelencia.

Actualmente el Escapulario de la Virgen del Carmen es un signo aprobado por la Iglesia y propuesto por la Orden Carmelitana como manifestación del amor de María por nosotros y como expresión de confianza filial por parte nuestra en Ella, cuya vida queremos imitar. 

¿Qué es el escapulario?

El Escapulario ahonda sus raíces en la larga historia de la Orden, donde representa el compromiso de seguir a Cristo como María, modelo perfecto de todos los discípulos de Cristo. Este compromiso tiene su origen lógico en el bautismo que nos transforma en hijos de Dios.

De esta manera, la Virgen nos enseña a vivir nuestra vida cristiana como ella vivió la suya:
-Viviendo abiertos a Dios y a su voluntad, manifestada en los acontecimientos de la vida;
-Escuchando la voz de Dios en la Biblia y en la vida, poniendo después en práctica las exigencias de esta voz;
-Orando fielmente, sintiendo a Dios presente en todos los acontecimientos;
-Viviendo cerca de nuestros hermanos y a ser solidarios con ellos en sus necesidades.

El escapulario es:

un signo "fuerte" aprobado por la Iglesia desde hace varios siglos, ya que representa nuestro compromiso de seguir a Jesús como María:  * abiertos a Dios y a su voluntad 
* guiados por la fe, por la esperanza y por el amor 
* cercanos al prójimo necesitado 
* orando constantemente y descubriendo a Dios presente en todas las circunstancias 
• un signo que introduce en la familia del Carmelo 
• un signo que alimenta la esperanza del encuentro con Dios en la vida eterna bajo la protección de María Santísima.

No es:

• ni un objeto para una protección mágica (un amuleto) 
• ni una garantía automática de salvación 
• ni una dispensa para no vivir las exigencias de la vida cristiana, al revés! 

Fuentes:

-OCD General House. 2003. Un signo de fe y de compromiso cristiano: El escapulario del Carmen (http://www.ocd.pcn.net/scap_es.htm)
-P. Rafael María López-Melús. s.f. Los Santos Carmelitas: San Simón Stock (http://carmelnet.org/chas/santos/simon.htm

Ahora un par de florecillas a la Virgen:

Canción "Pequeña consagración" del grupo Magnificat:



Una hermosa musicalización de la oración de San Simón Stock "Flor del Carmelo", interpretada por hermanas carmelitas misioneras de varias demarcaciones de América Latina.  Con una introducción del Primer libro de los Reyes sobre el encuentro de Elías con Dios en el Monte Horeb:


1 comentarios:

MARISELA dijo...

Hoy podemos felicitarnos pues la Virgen es llamada por ese nombre tan lindo y significativo: Virgen del Monte Carmelo. Es una de las devociones más antiguas de la Madre de Jesús y Madre nuestra. Felicitemos a todos los hermanos carmelitas por su día. Me encanta esta versión de la Flor del Carmelo, es muy latina, con esos instrumentos de viento, que suenan llamando a la alegría. Alegría de ser hijos Suyos.
Un saludo desde España, hermanos.

Publicar un comentario en la entrada