sábado, 30 de julio de 2011

Novena a la Virgen de los Ángeles, Patrona de Costa Rica (día 8)

Peregrinos al pie de la imagen en el Altar Mayor de la Basílica de los Ángeles, Cartago


Oraciones para todos los días

Acto de Contrición

Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, 
Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois, 
y porque os amo sobre todas las cosas, 
me pesa de todo corazón haberos ofendido. 
Propongo enmendarme y confesarme a su tiempo 
y ofrezco cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados,
y confío por vuestra bondad y misericordia infinita, 
que me perdonaréis y me daréis gracia para nunca más pecar. 
Así lo espero por intercesión de mi Madre, 
nuestra Señora la Virgen de los Ángeles. 
Amén. 


Acordaos

Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, 
que jamás se ha oído decir 
que ninguno de los que acuden a tu protección, 
implorado tu socorro y reclamado tu asistencia
haya sido abandonado. 
Con esta confianza en Ti corremos, 
oh Virgen de las vírgenes; 
y gimiendo bajo el peso de nuestros pecados, 
nos postramos a tus pies. 
Oh Madre del Verbo,
no desprecies nuestras súplicas,
antes bien escúchalas y acógelas benignamente. 
Amén. 


Oración

Oh Soberana Reina de los Ángeles, 
Madre amorosísima
que te dignaste escoger a nuestra amada Patria 
para que fuera el trono de tus misericordias,
te damos gracias por los innumerables beneficios recibidos
de tu intercesión poderosa
y te suplicamos 
que nos protejas en todos los momentos de nuestra vida,
sobre todo cuando nos aflijan las preocupaciones; 
a esa hora, Oh Virgen y Madre de Dios, 
haz valer tus prerrogativas de Reina y de Madre
ante la Santísima Trinidad;
socórrenos desde el cielo 
con amor de Madre y con esplendidez de Reina. 
Vela por nuestra amada patria, 
Oh Reina Soberana de los Ángeles
y sálvala por amor a Cristo, 
Nuestro Rey y Señor. 

AMEN.


Día 8

María nos une en su corazón

En estos días de peregrinación, de preparación para la fiesta, el pueblo de Costa Rica, se identifica como uno solo.  Se dan diversas manifestaciones públicas que hacen notar que ocurre algo: vamos a Cartago, vamos a encontrarnos con La Negrita.  Los medios de comunicación dedican espacios en sus reportajes, hacen puestos móviles, invitan a peregrinar.  Las parroquias, los grupos, los amigos y compañeros se organizan para ir de romería.  Allí van ancianos, van agricultores, van niños en brazos, sanos, enfermos, van profesionales, mamás, vamos todos.  Hay una certeza: en ese corazón de María, todos somos recibidos, somos bienvenidos.

"Apareció en el cielo una gran señal: una Mujer vestida del sl, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre la Cabeza" (Apoc 12,1).  Es natural que haya sido coronada por Reina del cielo quien es Madre del Señor de cielos y tierra.  Esposa predilecta del Todopoderoso.  Si Jesús estuvo bajo su obediencia hasta ser hombre, ¿qué de exraño que los santos se declares sus esclavos, y los ángeles se gloríen en servirla?  Alegrémonos con Lope de Vega: "Canten hoy, pues nacéis Vos, - los ángeles, gran Señora, -y ensáyense desde ahora, - para cuando nazca Dios."
Bendecid al Señor todos los ángeles, ejecutores de sus órdenes"  (Salm 103, 20).  También el amor de los ángles a Dios, y como pureba de él, se extiende a los hombres, hasta haber intervenido en muchas ocasiones en la historia, y ser custodios de nosotros, a las órdenes de su Reina, nuestra Madre y Mediadora de todas las gracias.  ¿Quién mejor que nuestro ángel de la guarda para rogarle que aumente nuestro amor a su Reina? ¿Y para nuestros pecados de omisión - lo que nos falta para superarnos - qué mejor que rogar ala Reina de los ángeles, nos estimule por su medio?

Oración.  Reina de los ángeles, grande es nuestra alegría al ver el fruto de tus dolores, que te han merecido ser Emperatriz del cielo, coronada por el mismo Dios que diste a luz y recibiste muerto en tus brazos.  Que tus ángeles nos lleven a ti en esta vida y después d ela muerte para la otra.


Oh Padre, Tú que anunciaste al pueblo israelí que el Mesías nacería de una Virgen heredera de la dinastía de David; Tú que tienes palabras de vida eterna; Tú que nunca nos abandonas: escucha hoy nuestra oración. Estamos cansados del camino y sólo nos alienta el estar cada día más cerca de Ti. Te pedimos por todos nosotros, tus hijos, para que nos reconozcamos como reyes, sacerdotes y Asamblea Santa. No lo merecemos pero Tú nos lo regalaste como prueba de tu amor. Permítenos que respondamos Sí, tal como lo hizo María, quien hoy goza junto a Ti de la corona de las bienaventuranzas. Te pedimos por la Diócesis de Cartago para que continúe siendo un honorable hogar para nuestra Madre, la Virgen de los Ángeles. Amén

Oración final para todos los días 

Oh Soberana Reina de los Ángeles, 
Madre amorosísima
que te dignaste escoger a nuestra amada Patria 
para que fuera el trono de tus misericordias,
te damos gracias por los innumerables beneficios recibidos
de tu intercesión poderosa
y te suplicamos 
que nos protejas en todos los momentos de nuestra vida,
sobre todo cuando nos aflijan las preocupaciones; 
a esa hora, Oh Virgen y Madre de Dios, 
haz valer tus prerrogativas de Reina y de Madre
ante la Santísima Trinidad;
socórrenos desde el cielo 
con amor de Madre y con esplendidez de Reina. 
Vela por nuestra amada patria, 
Oh Reina Soberana de los Ángeles
y sálvala por amor a Cristo, 
Nuestro Rey y Señor. 

AMEN.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada