domingo, 11 de diciembre de 2011

Navidad en Familia: III Domingo de Adviento 2011



No son necesarias muchas palabras para preparar esta semana que empezamos hoy.  ¿Es difícil estar alegre? Quizá muchas veces no lo estamos porque olvidamos un motivo profundo por qué estarlo, o simplemente por qué estar.  Sin embargo, basta recordar.  Y si no nos llega un motivo, concentrarnos más en observar, las razones ya están en nosotros, sólo necesitan de una mirada atenta.  

El motivo de la alegría cristiana y que es la causa de nuestra alegría es la cercanía de la llegada de Jesús.  En medio de nuestro camino de preparación, nos alegramos ¡pero de verdad!

¡Gaudete! Este domingo se llama así por la primera palabra del Introito (inicio) de la Misa, Gaudete significa: Regocíjense.  Ver Domingo de Regocijo en la Enciclopedia Católica.

Entonces ¿qué esperamos? ¿Qué estamos haciendo? Empecemos, ya.  

Tercer Domingo de Adviento: Ser mejor en familia

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Se encienden las dos velas de los domingos anteriores, se apagan las luces y se lee la lectura del Evangelio según san Mateo 5, 13-16:
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- 13 Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
14 Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. 15Tampoco se enciende una vela para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
16 Alumbre así vuestra luz a los hombres para que vean vuestra buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.
Palabra de Dios.  Gloria a tí, Señor Jesús.

Se comparten comentarios entre todos los presentes.

Vela

Se enciende la tercera vela de Adviento

Reflexión

Después de la lectura anterior, se guardan unos minutos en silencio y se hace la siguiente pregunta: ¿qué hago yo para que mi familia sea mejor? ¿cómo ayudo a otras familias a serlo? Cada miembro de la familia puede responder en voz alta si desea.

Propósitos

Cada miembro pensará en un propósito para ayudar a la familia por la que oran y se comprometerá a cumplirlo.

Acción de gracias

El padre de familia (o cualquier otro miembro de la familia, si él no se encuentra) hace la siguiente oración:

Espíritu Santo, tú que diriges los caminos de aquellos que queremos servir a Dios, concédenos a mí y a ________________________ (se dice el nombre del padre de la otra familia, en su ausencia se puede decir el nombre de la madre o el abuelito, o de cualquier otro miembro de la familia) la sabiduría para ser mejor en nuestro hogar y guiar a nuestra familia.  Regálanos el don de la fortaleza para tomar la decisión precisa en el momento indicado.  Permítenos cumplir con nuestra tarea cotidiana sin que la fatiga nos acose, para que tu asistencia amorosa podamos entregar a nuestra familia los resultados de nuestros trabajo honesto.  Amén.

Oración Final

Padre, en nuestra familia y en la familia ______________________________ crecemos y aprendemos a ser mejores, te pedimos hoy que nos ayudes a ser familias cristianoas y ser un buen ejemplo para los que nos rodean.  Te pedimos fuerzas para mejorar o cambiar lo que sea necesario de nosotros para que nuestras familias sean mejores cada día.  Amén.

Final

Todos los miembros de la familia se toman de la mano y rezan juntos el Padre Nuestro.  Se encienden las luces.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada