sábado, 17 de diciembre de 2011

Navidad en Familia: IV Domingo Adviento 2011


¡Ánimo, Él ya viene!




Cuarto Domingo de Adviento: La Presencia de Dios en Nuestra Familia

En el nombre del Padre, del Hio y del Espíritu Santo.

Se encienden las tres velas de los domingos anteriore y se lee la lectura del Evangelio, según san Mateo 7,24-25:
7:24 Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.
7:25 Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.

Palabra de Dios
Gloria a Tí, Señor Jesús.

Se comparten los comentarios entre todos los presentes

Vela

Encender la última vela del Adviento

Reflexión

Guardar unos minutos en silencio y hacer la siguiente pregunta: ¿de qué manera se ha manifestado la presencia de Dios en nuestra familia durante el año? ¿lo hemos dejado actuar entre nosotros? cada uno podrá responder si desea.

Propósitos

Después de la lectura anterior, cada uno de los miembros de la familia, dirá cuál es su propósito para la semana y se comprometerá a cumplirlo.

Acción de gracias

Amado Jesús, en tu nombre pedimos al Espíritu Santo que derrame todos sus dones sobre nuestra familia y la familia _____________________________.  

El don de Amor, para poder amar a Dios sobre todas las cosas y a los demás como a nosotros mismos.

El don de Sabiduría, para que siempre estemos dispuestos a actuar bajo la luz divina.

El don del Discernimiento, para saber escoger el camino de la verdad que nos lleve a ganar el tesoro del Reino de los Cielos.

El don de Consejo, para que podamos, por medio del conocimiento y palabras de amor, ser capaces de orientar a nuestra familia y a todos quienes pidan nuestro consejo, de manera que cada palabra nuestra sea luz para otros.

El don de la Fortaleza, para que podamos soportar todas las pruebas y habamos siempre la Divina Voluntad del Padre, especialmente en los momentos difíciles.

El don de Gozo, para que podamos estar siempre con alegría y serenidad a pesar de los problemas que puedan existir.

El Espíritu de Sanación, para que cure en nosotros todas las heridas y haga crecer elamor entre los miembros de nuestra familia, parroquias y comunidades.

El don de Aceptación de los sufrimientos, como una prueba de amor por Dios, dándole al sufrimiento un sentido nuevo que produce gozo y libertad.

El don de Entrega y Abandono a tu Divina Voluntad.

Amén.

Oración Final

Padre, que nos has dado una familia en la cual te hemos conocido y amado, ayúdanos a vivir teniéndote siempre presente en nuestras vidas.  Te pedimos que en esta Navidad regales a nuestra familia y a la familia ____________________________ el quedarte con nosotros en nuestros corazones y sentir que vives en nuestro hogar, en nuestras familias.  Amén.

Todos los miembros de la familia se toman de las manos para rezar juntos un Padre Nuestro.  Se encienden las luces.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada