miércoles, 29 de febrero de 2012

Cuaresma: No apartes tu corazón del Señor


En esta primera semana la reflexión cuaresmal de la Parroquia nos avisa en unas letras color morado montadas con hilitos invisibles sobre el presbiterio: "NO APARTES TU CORAZÓN DEL SEÑOR".  Es un llamado, una advertencia y mandato... y es que pasar por alto tan importante aviso, tiene consecuencias graves para nuestra vida eterna.  

En este camino cuaresmal es el mismo Jesús, quien nos da las pautas para apartar de nuestra vida, las tentaciones y todo aquello que nos aparte de la voluntad del Padre, todo aquello que a la larga, provocará tristeza, dolor, injusticia; pero que a primera instancia, incluso puede parecernos apetecible.  Es la voluntad propia la que debe estar dispuesta a someterse al Espíritu de Dios, para dejarse guiar por el camino de conversión, un camino de "entrenamiento", que nos llevará poco a poco a un compromiso mayor, con la construcción del Reino, primero en nuestro corazón y luego en el mundo, con nuestros hermanos.  Jesús se deja guiar por el Espíritu a la misión.  El desierto es el lugar espiritual para medir nuestra madurez, nuestra entrega y confianza a Dios y para ejercitar nuestra voluntad en aceptar la gracia, para poder vencer la tentación. 

No apartes tu corazón del Señor, implica ir por un camino, como lo indica el Papa Benedicto XVI, en su mensaje de Cuaresma de este año: "marcado por la oración y el compartir, por el silencio y el ayuno, en espera de vivir la alegría pascual."

Debemos tener una conducta evangélica en la vida, nos dice el Papa, "que se despliega según las tres virtudes teologales: se trata de acercarse al Señor «con corazón sincero y llenos de fe» (v. 22), de mantenernos firmes «en la esperanza que profesamos» (v. 23), con una atención constante para realizar junto con los hermanos «la caridad y las buenas obras»".

¿Estoy dejándome guiar por el Espíritu de Dios, como Jesús? ¿Quiero vivir la Cuaresma como auténtico cristiano?


También repasemos el siguiente material tomado de nuestro boletín Parroquial: Iglesia Católica. 2012. El Precursor (103): 2-3.  ISSN: 1659-2786.

"Guiado por el Espíritu para la misión"

La tentación de Jesús fue una prueba permitida por el Espíritu.  El mismo espíritu con que Jesús la afrontó, no actuando ya por cuenta propia sino a instancias de quien había tomado posesión de él, garantiza así la misión que se le encomendaba.  Salido de Nazaret de Galilea, para someterse a un bautismo de conversión, regresa ahora a Galilea como heraldo del reinado de Dios, acreditado para anunciar con autoridad su llegada inminente y reclamar una conversión que lleva a la fe.

Jesús ya estaba preparado para la misión.  Después de que Juan "fue entregado", marchó a Galilea para proclamar la Buena Nueva de Dios.  Era el lugar en que iba a iniciar su misión y en la que le esperaba el mismo final violento que a su predecesor.  Pero él aceptaba su destino, había superado la prueba, manifestaba ya una fe adulta y comprometida con la causa del Reino.

Como hijos de Dios, guiados y acreditados por el Espíritu, los cristianos son llamados a acoger en fidelidad el proyecto de Jesús.  Es la ascesis inherente a la verdadera conversióin cuaresmal al evangelio."

Cuaresma para niños

También se publicó el domingo una ayuda para que los niños sigan el "camino" de Cuaresma de una manera bastante llamativa:




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada