miércoles, 7 de mayo de 2014

Mes de mayo con María, día 7


La Virgen también sufrió.  Con ella aprendemos a vivir el sufrimiento, con ella aprendemos a hacer fecundo el sufrimiento.  La meditación de sus siete dolores nos ayuda poner en perspectiva nuestros grandes y pequeños sufrimientos para unirnos con aquella, que nos guía y acompaña en el camino de santidad.  ¿Qué hago con mis sufrimientos, con mis angustias? ¿Vuelvo los ojos al cielo?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada