jueves, 7 de junio de 2012

Paraliturgia al Sagrado Corazón: La amistad de Cristo -7-




¡Los primeros siete días!!! 

Día 7. La amistad de Cristo


Canto inicial





Lectura evangélica



"Como el Padre me ha amado, así os he amado yo: quedaos en mi amor.  Si guardáis mis mandamientos, os quedaréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y me quedo en su amor.  Estas cosas las he dicho para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a plenitud.  Este es mi mandamiento: que os queráis unos a otros como yo os he querido.  No hay amor mayor a éste: que uno de su vida por sus amigos.  Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.  Ya no os llamo criados, porque el criado no sabe qué hace su señor: a vosotros os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he escuchado a mi Padre.  No me habéis elegido vosotros, sino que yo os he elegido, y os he puesto para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca, de modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé" (Jn 15, 9-16).

Homilía

Quizás buscas un amigo.  Tal vez conozcas mucha gente, tienes numerosos parientes, y no encuentras un amigo, un amigo de verdad, el amigo soñado con quien compartir tus penas y alegrías, en quien poder siempre descansar, de quien confíes para todo y a quien tengas continuamente a tu lado, ofreciéndote su apoyo seguro.   Y he aquí que tu sueño se hace realidad, y tu ideal toma un nombre, y se llama Jesús, que quiere decir Salvador.  Te invita a su aventura de salvar el mundo, llama a tu puerta, te espera en el sagrario, está en lo más profundo de ti.  Ha venido de lejos, del seno del Padre, para ser amigo tuyo, "dulce huésped del alma".  Él ha elegido tu amistad, te confiesa su amor, semejante al del Padre, y te hace confidente de lo que ha escuchado de su Padre.  Llega al mayor amor al dar su vida por ti, abriéndote su Corazón de par en par.

¡Deja que Cristo irrumpa en tu vida! Que El lo sea todo para ti.  Que te importe más lo que le parezca a El, que todas las alabanzas o críticas de los hombres.  Que estés dispuesto a hacer cualquier cosa por una sonrisa de aprobación suya, que aprendas a acudir a El, a hablarle, a pedirle consejo... Pídele que haga tu corazón semejante al suyo, para sentir como El, para pensar como El, amar como El.  Pídele comenzar en serio la amistad más bella, más profunda, más duradera, que continuará sin fin, por toda una eternidad feliz, en la intimidad de Dios.


Meditación personal

¿Qué me dijo hoy Dios a través de esta lectura y meditación? ¿Cómo puedo aplicarlo a mi vida diaria?

Oración de los fieles

Al celebrar hermanos, el amor infinito de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, supliquemos humildemente al Padre de la misericordia.

Para que mande operarios a su mies y ministros a su Iglesia,

roguemos al Señor. - Te rogamos óyenos.

Por la santa Iglesia de Dios nacida del Corazón de Cristo: para que anuncie a todos los pueblos el amor de Dios a los hombres,

roguemos al Señor.

Por nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI, con su firmeza de roca apostólica, gobierne paternalmente al pueblo santo de Dios,

roguemos al Señor.

Por todas las naciones y sus habitantes: para que vivan en la justicia y se edifiquen en la caridad.

roguemos al Señor.

Por los miembros de nuestra comunidad: para que sepamos amarnos mutuamente y reine entre nosotros la humildad y la comprensión,

roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos has manifestado tu amor en el Corazón de tu Hijo: muéstranos también tu inmensa bondad escuchando las oraciones de tu pueblo.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Bendición


Canto final


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada