martes, 19 de junio de 2012

Paraliturgia al Sagrado Corazón: La imitación de Cristo -19-



Día 19. La imitación de Cristo


Canto inicial

(Haga click sobre el título de la canción)

El primero entre vosotros - Lorenzo Sicilia Torres

Lectura evangélica

"Entonces, cuando les lavó los pies, tomó su túnica, se volvió a sentar, y les dijo: ¿Comprendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y decís bien: porque lo soy.  Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros: os he dado ejemplo para que vosotros hagáis también como yo he hecho con vosotros" (Jn13, 12-15).

Homilía

Cristo vino al mundo a redimirnos, a la gran empresa de salvar todos los hombres y llevarlos a la felicidad eterna.  Sin embargo, no es obra solo suya, como quería Lutero, sino que todos hemos de unirnos y colaborar con él.

Colaboración que es seguirle a El imitándole.  Pues además de redimirnos, vino a traernos la Buena Nueva, el Evangelio, pero no contento con darnos la doctrina, la verificó plasmándola en sus actuaciones, dándonos el más sublime ejemplo de vida.  Sobre todo -es su mandato-, queriendo a los demás como El nos ha querido (Jn 15,12).  Y pues nos quiso hasta tomar la cruz, ese ha de ser también nuestro camino: tomar la cruz y seguirle (Mt 10, 38 y 16, 24).

Cómo hacerlo -imitando a Cristo-, hemos de descubrirlo en su manera de ser que aparece en el Evangelio; hemos de meditar en nuestros asuntos: ¿qué haría aquí Cristo? ¿cómo desea su Corazón que yo me parezca a El?

Meditación personal

¿Qué me dijo hoy Dios a través de esta lectura y meditación? ¿Cómo puedo aplicarlo a mi vida diaria?

Oración de los fieles

Al celebrar hermanos, el amor infinito de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, supliquemos humildemente al Padre de la misericordia.

Para que mande operarios a su mies y ministros a su Iglesia,

roguemos al Señor. - Te rogamos óyenos.

Por la santa Iglesia de Dios nacida del Corazón de Cristo: para que anuncie a todos los pueblos el amor de Dios a los hombres,

roguemos al Señor.

Por nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI, con su firmeza de roca apostólica, gobierne paternalmente al pueblo santo de Dios,

roguemos al Señor.

Por todas las naciones y sus habitantes: para que vivan en la justicia y se edifiquen en la caridad.

roguemos al Señor.

Por los miembros de nuestra comunidad: para que sepamos amarnos mutuamente y reine entre nosotros la humildad y la comprensión,

roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos has manifestado tu amor en el Corazón de tu Hijo: muéstranos también tu inmensa bondad escuchando las oraciones de tu pueblo.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Bendición


Canto final


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada