lunes, 11 de junio de 2012

Paraliturgia al Sagrado Corazón: Nuestra consagración -11-


Continuamos esta nueva semana de este mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, camino para renovar con ardor nuestra vida, para renovar nuestra consagración y nuestro entusiasmo de vivir en su amor.  Tomamos esta paraliturgia del Devocionario Católico del P. Urrutia S.J. 

Día 11. Nuestra consagración


Canto inicial




Lectura evangélica

"No ruego que les retires del mundo, sino que los guardes del mal.  No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.  Santifícales en la verdad: Tu palabra es verdad.  Como tú me enviaste al mundo, así les envío yo también al mundo.  Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en verdad" (Jn 17, 15-19).

Homilía

La espiritualidad del S. Corazón no es otra cosa que poner de relieve los elementos más importantes del cristianismo.  Y los Papas dicen: "En ella sobresale la consagración, en la cual nosotros y cuanto hemos recibido de Dios se lo ofrecemos al Corazón de Jesús" (Miser. Bedempt.).  "Ello exige de nosotros una plena y absoluta decisión de entregarnos y consagrarnos al amor de Cristo" (Haur. aquas).  Es simplemente la respuesta obligada al amor de Dios, cumplir el primer mandamiento de amor con todo nuestro corazón y todas nuestras fuerzas.

Como Cristo se entregó por nosotros, nosotros nos hemos de entregar a El hasta la muerte.  Y seguir su ejemplo de hacer en todo la voluntad del Padre, repitiendo sus palabras: "Hágase tu voluntad", y las de nuestra Madre Santísima: "Hágase en mí según tu palabra". ¿Qué hago por Cristo? ¿Qué tengo que hacer por Cristo?

La consagración completa ha de ser triple: 1) consagración personal (voluntad decidida de vivir el compromiso del bautismo en una entrega que siempre podemos hacer más heroica); 2) consagración familiar (si vivimos en familia, también en familia nos hemos de santificar); 3) consagración del mundo"Los católicos confieren al mundo una nueva consagración: cristianizando y siendo en todo momento testigos de Cristo".  "Es la animación de las realidades terrestres mediante los principios cristianos" (Pablo VI).

Meditación personal

¿Qué me dijo hoy Dios a través de esta lectura y meditación? ¿Cómo puedo aplicarlo a mi vida diaria?

Oración de los fieles

Al celebrar hermanos, el amor infinito de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, supliquemos humildemente al Padre de la misericordia.

Para que mande operarios a su mies y ministros a su Iglesia,

roguemos al Señor. - Te rogamos óyenos.

Por la santa Iglesia de Dios nacida del Corazón de Cristo: para que anuncie a todos los pueblos el amor de Dios a los hombres,

roguemos al Señor.

Por nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI, con su firmeza de roca apostólica, gobierne paternalmente al pueblo santo de Dios,

roguemos al Señor.

Por todas las naciones y sus habitantes: para que vivan en la justicia y se edifiquen en la caridad.

roguemos al Señor.

Por los miembros de nuestra comunidad: para que sepamos amarnos mutuamente y reine entre nosotros la humildad y la comprensión,

roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos has manifestado tu amor en el Corazón de tu Hijo: muéstranos también tu inmensa bondad escuchando las oraciones de tu pueblo.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Bendición


Canto final


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada